Prosperando

febrero 8, 2010 by  
Filed under Estudios Biblicos

Génesis 39:2-3 (Reina-Valera 1960)
Mas Jehová estaba con José, y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano.

Este fin de semana fue especial, no solo tuve la oportunidad de pasar un buen rato con amigos especiales y dar gracias a Dios por las personas que amo y que me aman, sino que Dios de nueva cuenta me sorprendió y me recordó lo polifacético que es y cómo nos tiene que de repente tomar a parte para poder decirnos aquello que no puede dejar pasar que oigamos o que más bien escuchemos.

Las personas solemos medir nuestra cercanía para con Dios de acuerdo a nuestra situación personal y al número de bendiciones que recibimos pero por lo general solemos tener relaciones solo unilaterales con Dios, donde nosotros hablamos, pedimos, cantamos, clamamos y El solo escucha y cumple lo que nosotros pedimos o clamamos, pero poco nos detenemos a escuchar lo que  El quiere de nosotros o lo que espera en ese preciso momento para nosotros y podemos por medio del “sospechar”, echar a perder aquello que El con amor preparo para nosotros.

La cita de hoy es un claro ejemplo de ello, para quienes nunca hayan leído acerca de Jose (muchos le llaman (“El Soñador”), les recomiendo lo hagan para que aprendan a vivir como un hijo verdadero de Dios.

Jose fue uno quien era amado por su Padre como ningún otro de sus hermanos, pero ese amor era compartido con Dios, su Padre (Jacob de nombre Israel) le había enseñado bien a amar a Dios sobre todas las cosas; la envidia de sus hermanos le llevo a ser vendido como esclavo y su camino de rectitud siempre le rodeo de asechanzas, mas él nunca se frustro por ello, no importaba su situación exterior, ni su cautiverio como esclavo, ni los años en la cárcel, aun las traiciones no importaban, ya que como hace énfasis la cita de hoy, Dios estaba con Jose.

Jose fue paciente durante años, tuvo una visión acerca de lo que Dios quería de Él cuando era joven y se aferro  a la promesa y fue fiel hasta que la promesa se cumplió, todo lo que hizo por mientras le dieron oportunidad, prosperaba, no por él, sino por lo que Dios hacia por medio de él.

Diario recibo muchos correos, mayormente de personas que están en necesidad, ya sea económica, moral o espiritual, y hay un común denominador, todos sienten que Dios los ha dejado, pero olvidan una cualidad de Dios, su omnipresencia, es decir que olvidan que El está en todo lugar, pero es nuestro corazón el que lo ha dejado a Él, ya que solo esperamos la parte de la bendición mas no  la parte de la relación con El.

Esta mañana y a comienzo de la semana le voy a invitar a algo, cambie su rutina de oración, no hable tanto, no diga tantas cosas, tenga un momento de paz con Dios, como si fuera su mejor amigo, aprenda a escucharlo como Jose lo hacía, de manera que igual que él, todo lo que emprenda sea prosperado, ya que el omnipresente que también tiene la cualidad de ser omnipotente haga por medio suyo y sea usted al igual que Jose, la persona más prospera de su entorno, no solo en lo económico sino en todos los aspectos de su vida.

Rene Giesemann
giesemann@gmail.com
Página en Facebook

Rene Giesemann

Rene Giesemann