Cuidaré mis ojos

enero 6, 2011 por  
Archivado En Palabra Rhemana

“La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando el ojo es bueno, tambien todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas.” (Lucas 11:34).

Predicación:

Nuestros ojos son la puerta a nuestro corazón, porque nuestros ojos provocan pensamientos que son de la naturaleza misma de lo que hemos visto. Debemos de buscar ver lo bueno, “… no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas.” (Lucas 11:35)… y si los ojos son la lámpara del cuerpo, entonces busquemos apartarlos de todo mal; pornografía, satanismo, seducción, etc. . La pornografía dispersa la mente y la vuelve improductiva, ya que es seducida a buscar en forma persistente más de lo mismo porque: “…nunca se sacia el ojo de ver…” (Eclesiastés 1:8). Ya Job dijo: “Hice pacto con mis ojos; ¿Como, pues, había yo de mirar a una virgen? (Job 31:1), Job no solo cuidó sus ojos, si no que hizo un pacto, porque: “…Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.” (Mateo 5:28). Debemos buscar que la luz entre y no las tinieblas porque; “Así que si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor” (Lucas 11:36), y entonces serás luz, porque tus pensamientos serán limpios, y tus ideas y tus proyectos serán prosperados.

Oración:

“A ti alcé mis ojos, A ti que habitas en los cielos.” (Salmo 123:1)

Señor guarda mis ojos para ti. Cuidaré mis ojos durante todo el día, para que al acostarme mi alma repose en ti. En ti  quiero poner mi mirar y mi pensar para que la luz de tu Santo Espíritu siempre resplandezca en mi.

Amén. 

Di lo Que Piensas

Dinos que es lo que piensas...
y si, si quieres que se muestre una foto con tu comentario, selecciona un gravatar!