(2 Corintios 10:5) “Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.”

Predicación:

La guerra más difícil de vencer no es la de vencer a un enemigo, esa puede ser una gran victoria, la verdadera guerra que nos lleva a la gloria, es aquella en la que vencemos a nuestro propio ser; derribando argumentos y altivez que se levanta en nuestras mentes en contra de las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Cuando en nuestras mentes aparezcan pensamientos de pecado, o de derrota, sujétalos en oración, acordándote de las promesas que Dios tiene para ti las cuales están escritas en sus testamentos. “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne.” (2 Corintios 10:4), por lo tanto..“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (Romanos 12:2). Renovemos nuestro entendimiento y sujetémoslo a las leyes de Dios, y no claudiquemos ni cedamos nada en nuestras mentes, sujetando nuestros pensamientos a los pies de Jesucristo nuestro Salvador. Y no desmayemos porque: “antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.” (2 Corintios 4:16)

Oración:

“Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.” (Marcos 12:29)

Señor Jesús, quiero amarte con todo mi corazón, y con toda mi alma, y con todas mis fuerzas, y con toda mi mente. QUIERO que todo lo que exista en mi mente te alabe y te bendiga, quiero caminar todos los días de mi vida bendiciéndote con mis pensamientos y mis actos, que no exista nada de mi ser que no te adore y te reconozca como mi Señor y salvador. Tuyos son mis pensamientos, no quiero reservarme nada para mi, quiero ser transparente para ti, escudríñame Señor y permíteme estar cara a cara contigo todos los días de mi vida…..

Amén